Nuevu récord na concentración de gases d’efectu invernaderu

Esti aumentu débese principalmente a la quema de combustibles fósiles y significa que los efectos del cambéu climáticu van ser cada vez más graves

0
361

El Boletín de la Organización Meteorolóxica Mundial (OMM) sobro los Gases d’Efectu Invernaderu amosó que la concentración media mundial de dióxidu de carbonu algamó les 407,8 partes per millón (ppm) en 2018, en siendo de 405,5 ppm en 2017. Esta medría de CO2 foi bien similar a la de 2016 a 2017 y asitióse xusto percima de la media del últimu deceniu. Pela so parte, les concentraciones de metanu y óxidu nitroso disparáronse y xubieron en mayores cantidaes que mientres los postreros diez años, según les observaciones de la rede de la Vixilancia de l’Atmósfera Global, que cunta con estaciones nes rexones remotes del Árticu, en zones montascoses y n’isles tropicales.

Dende 1990 hubo una medría del 43 % del forzamientu radioactivu total provocáu polos gases d’efectu invernaderu de llarga duración. Según les cifres proporcionaes pola Alministración Nacional del Océanu y de l’Atmósfera (NOAA) de los Estaos Xuníos que se citen nel Boletín de la OMM, el CO2 contribuyó en casi un 80 % a esa medría. “Nun hai nicios de que se vaiga a dar una desaceleración, y muncho menos un amenorgamientu, de la concentración de los gases d’efectu invernaderu n’atmósfera”, manifestó’l secretariu xeneral de la OMM, Petteri Taalas. Amás, Taalas recuerda que “la última vegada que se dio na Tierra una concentración de CO2 comparable, foi fai ente 3 y 5 millones d’años. N’ese entós, la temperatura yera de 2 a 3 °C más templada y el nivel del mar ente 10 y 20 metros cimeru al actual”.

Disparidad nes emisiones

Entiéndse por emisión la cantidá de gas que se llibera a l’atmósfera y por concentración la cantidá que queda nella dempués de les complexes interacciones que tienen llugar ente l’atmósfera, la biosfera, la criosfera y los océanos. Aprosimao una cuarta parte de les emisiones totales son absorbíes polos océanos y otra cuarta parte pola biosfera.

Nun se preve que les emisiones mundiales algamen el so puntu máximu d’equí a 2030, nin tanto en 2020, si se caltienen les polítiques climátiques y los niveles d’ambición actuales de les contribuciones determinaes a nivel nacional. De les conclusiones preliminares del informe de 2019 sobro la disparidad nes emisiones esprender que les emisiones de gases d’efectu invernaderu siguieron aumentando en 2018. Nel informe United in Science sorrayóse la manifiesta, y cada vegada mayor, distancia ente los oxetivos alcordaos y la realidá.